[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 09 julio 2020.- Oficiales de la Policía de Fronteras y de la Fuerza Pública mientras realizaban acciones contra las organizaciones criminales que trafican diversos tipos de productos en la frontera norte incautaron cerca de 10 millones de colones en medicinas y otros artículos contrabandeados desde Nicaragua.

Así lo informó el comisionado Allan Obando Flores, director de la Policía de Fronteras, quien detalló que, cerca de las 8 de la noche del miércoles, oficiales fronterizos y de la Fuerza Pública, quienes patrullaban cerca del sector del muro, se percataron de la presencia de cuatro personas que se estaban introduciendo a territorio nacional.

Obando detalló que de inmediato los oficiales les ordenaron detenerse, pues ese no es un punto habilitado, ni para el ingreso de mercancías, ni de personas, pero los sujetos no obedecieron, sino que procedieron a disparar contra el personal policial y huir hacia territorio nicaragüense.

Poco después, cerca del río Sapoá, los oficiales fronterizos y de la Fuerza Pública lograron detener a uno de los sospechosos, el cual es un extranjero en condición migratoria irregular.

En su huida, los contrabandistas dejaron abandonados varios sacos con mercadería que, luego de coordinar con la Fiscalía de Liberia y el Ministerio de Salud, se logró determinar que se trataba de un cargamento de cerca de 18 mil unidades de diversos fármacos, en su mayoría antibióticos, analgésicos y vitaminas, entre otros medicamentos.

Los sujetos también dejaron en su escape aproximadamente 70 kilogramos de pinolillo, 50 kilos de almidón de yuca, siete galones de miel de abeja, 10 bolsas de churros artesanales, 20 kilogramos de cuajada, 50 sobres de café, además de un cargamento de ropa y tenis.

Todo lo decomisado podría ascender a unos 10 millones de colones.

Posteriormente, cuando ya la escena estaba bajo control, las autoridades determinaron que uno de los proyectiles disparados por los presuntos delincuentes había impactado en una ventana de las instalaciones del Servicio Fitosanitario, cuyas instalaciones son utilizadas para realizar los tamizajes de los camioneros que ingresan al país.

El comisionado Obando desmintió que haya sido otro el móvil de estos disparos, pues en redes sociales han circulado especulaciones y versiones erróneas que no tienen ninguna relación con lo que realmente sucedió en ese lugar.

Tal y como corresponde en estos casos, todo lo decomisado quedó a la orden de las autoridades competentes para su debida destrucción, pues se trata de productos introducidos al país al margen de toda la legislación sanitaria, pues podría poner en riesgo eventualmente la salud de posibles consumidores.