San José.- La Estación de Bombeo La Libertad, en las cercanías de León XIII, quedó fuera de operación por segunda vez en menos de 15 días, luego de que personas desconocidas dañaron el sistema de eléctrico y válvulas de mantenimiento provocando que unas 16.000 personas de la capital quedaran con servicio restringido de agua potable.

La Libertad es parte de un conjunto de sistemas que abastecen sectores de la capital muy poblados, como León XIII, Rositer Carballo, Jardines de La Uruca, alrededores de La Pozuelo, Migración y el Hospital México, así como la zona norte de Pavas por Plaza Mayor,” indicó el ingeniero Roy González, del área de Operación y Control de AyA.

“El lugar donde se ubica la estación se volvió de alta peligrosidad. La institución ha hecho esfuerzos para resguardar los activos, pero siempre buscan la forma de ingresar y causar daños. En esta ocasión robaron los cables principales de potencia y una válvula de mantenimiento; también dañaron los interruptores de los tres equipos de bombeo”, detalló.

La rápida acción del personal operativo de AyA logró aislar el sistema y conectarlo a otro sector de manera que los clientes de estas comunidades no sufrieran el faltante total del líquido. Sin embargo, la presión es menor, por lo que es probable que se presenten faltantes de agua en sectores donde aumente la demanda.

González lamentó la situación al explicar que lo robado tiene poco valor en el mercado, pero para el AYA representa un costo alto por todo el trabajo que conlleva movilizar recursos a la zona y hacer las reparaciones de emergencia, sin contar la cantidad de personas que tendrán un menor caudal disponible.

Señaló que planean reforzar el cerramiento perimetral para mejorar la seguridad, pero pidió a los vecinos estar alertas y vigilantes para denunciar cualquier situación anómala, considerando que son los primeros afectados cuando se ve suspendido el servicio.

Otros casos de afectación causada por terceros.

El año pasado se registró un evento de contaminación por hidrocarburos en el río Barranca en Puntarenas, provocada por maquinaria de un tercero, lo que obligó a interrumpir el suministro de agua potable de 60.000 personas en el sector, mientras ese mismo año, junto a la Fuerza Pública y la Dirección de Aguas del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), fue desmantelado un aprovechamiento ilegal en el río Macho para fines agropecuarios que estaba afectando el abastecimiento en Moravia.

Otro caso se presentó en la naciente San Pedro (Pizote), en las montañas de San Ramón de Tres Ríos, que fue vandalizada con piedras envueltas con alambre de púa y arena y colocadas en la rejilla.

Ante lo anterior, el AyA reitera el llamado a la población a denunciar al 9-1-1 o a la línea 800 REPORTE (800-7376783) todo acto irregular que observen y pueda afectar el servicio de agua potable, con el fin de evitar la afectación del servicio a cientos o miles de personas.