Tortugas eran transportadas en vehículo para ser destazadas

Redacción.- Oficiales de la Fuerza Pública interceptaron en Moín un vehículo al cual se le podía ver un exceso de peso, a lo cual procedieron a realizar una inspección.

El cumplimiento tuvo lugar en Moín de Limón, a las 2:20 de esta madrugada, cuando el personal de una de las patrullas de la Fuerza Pública que se encontraba en recorrido observó un vehículo sospechoso, al cual los oficiales procedieron a inspeccionarlo.

Fue así como los policías encontraron, dentro de la cajuela, así como en los asientos traseros del auto, dos tortugas vivas que estaban volteadas y fuertemente amarradas de las aletas con varios mecates.

Es por ello que los oficiales de la Fuerza Pública se comunicaron con la Estación de Guardacostas de Moín, cuyo personal se encargó de coordinar las acciones necesarias para remitir los reptiles hasta el Proyecto de Conservación de Tortugas Marinas que posee la empresa APM Terminals en Moín.

Allí fueron revisadas y custodiadas hasta que los funcionarios de esa empresa coordinaran con el Minae para proceder a la liberación de las tortugas.

Cabe indicar que, debido a que el vehículo circulaba sin la debida documentación exigida por la Ley de Tránsito, la Fuerza Pública hizo entrega del automóvil a la Policía de Tránsito para su correspondiente decomiso.

El conductor, un sujeto de apellido Membreño, fue aprehendido y remitido a la orden de la Fiscalía de Limón, donde podría ser acusado de violentar diversas normas que protegen las tortugas marinas.

Caso tortugas 05
El conductor, un sujeto de apellido Membreño.

Esta especie es cazada en las costas caribeñas de nuestro país para extraerle los huevos y la carne, práctica que es absolutamente ilegal, pues esta especie se encuentra protegida por cuerpos jurídicos como la Ley de Protección, Conservación y Recuperación de las Poblaciones de Tortugas Marinas.

Dicha ley dispone, en su artículo 6: «Quien mate, cace, capture, destace, trasiegue o comercie tortugas marinas, será penado con prisión de uno a tres años. La pena será de tres meses a dos años de prisión para quien retenga con fines comerciales tortugas marinas, o comercie productos o subproductos de estas especies.»

La tortuga verde es una especie en peligro de extinción y su período de desove en el litoral limonense se extiende desde julio hasta octubre.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: