[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

San José, 25 junio 2020.- Con el Tren Eléctrico de Pasajeros se prevé una reducción del 3% al 6% de vehículos en la red vial, lo cual representa 29 millones de viajes menos al año y una disminución importante de la factura petrolera y del congestionamiento vial.

De acuerdo con el Informe del Estado de la Nación 2018, la no construcción de un tren eléctrico interurbano implica pérdidas económicas anuales por tiempos de viaje y costos de operación que podrían ir desde los $496 millones en 2020 hasta los $4200 millones en 2045.

Así lo dieron a conocer este jueves miembros de la Unidad Ejecutora del Tren Eléctrico de Pasajeros ante la Comisión Especial de Infraestructura de la Asamblea Legislativa.

En la comparecencia, los integrantes de la Unidad Ejecutora atendieron las consultas técnicas que las y los diputados tienen respecto al Tren Eléctrico. Asimismo, recalcaron los beneficios que traerá el Tren Eléctrico a nuestro país, reflejados en los resultados de los estudios de factibilidad realizados para este proyecto.

La factibilidad se conformó por un primer entregable social, ambiental y de género; el segundo fue técnico; el tercero fue el financiero y el cuarto consiste en un borrador de cartel para la licitación.  Dicho estudio de factibilidad fue ejecutado por la firma de ingeniería, arquitectura y consultoría IDOM, que ha desarrollado obras similares en más de 4000 km de líneas ferroviarias en Europa y América

El gerente de la Unidad Ejecutora, Mario Durán, manifestó que “Invertir en transporte es invertir en calidad de vida; el proyecto del Tren Eléctrico es un proyecto que se ha llevado con toda la seriedad del caso, que cómo pocas veces sucede en Costa Rica, cuenta con el respaldo de estudios de prefactibilidad, ingeniería de valor y estudios de factibilidad, tomando en cuenta las opciones más integrales, las características del país y de nuestras ciudades, el impacto social, ambiental, el desarrollo urbano y comercial de las zonas, así como el análisis y comparación de opciones internacionales que mejor se adaptan a las condiciones del país, es un proyecto conceptualizado por y para la gente”, enfatizó.

En el impulso de esta iniciativa, se ha trabajado con un equipo de más 100 profesionales -entre consultores internacionales, funcionarios públicos, consultores nacionales, liderados por el INCOFER- en el diseño y desarrollo de estudios de factibilidad que permita dejar a Costa Rica un legado de progreso, desarrollo y modernización del transporte público con el primer tren eléctrico de la Región.

Impacto nacional. El Tren Eléctrico de Pasajeros tendrá un fuerte impacto positivo en el país. Contribuirá con la calidad de vida, el crecimiento económico y el desarrollo social. Un proyecto de este tipo dinamiza comercios e industrias, y toda esa dinamización se vuelve al final en ingresos para el Estado.

Aparte del impacto económico, social y ambiental que significará la reducción de 29 millones de viajes anuales en vehículos particulares, contribuirá con la generación de encadenamientos productivos con otros sectores de la economía: turismo, comercio, manufactura, industria alimentaria, construcción, entre otros, potenciará el desarrollo urbano y la inversión de las zonas y las comunidades en las que transitará, contribuyendo así a la reactivación económica y la generación de empleo.

Según estimaciones, generará 1.200 empleos directos en la etapa constructiva y 1.470 en su fase operativa.

Empréstito para el Tren Eléctrico.  El Tren Eléctrico de Pasajeros ofrecerá a sus usuarios una opción de transporte público moderno, cómodo, seguro, eficiente y ambientalmente responsable. Conectará a 15 cantones del Gran Área Metropolitana de las 4 provincias más pobladas del país, y su trayecto será de doble vía sobre 84 kilómetros en el derecho que hay de actualmente.

Brindará servicio por al menos 18 horas diarias, los 7 días de la semana, con frecuencias de 5 minutos en hora pico para días laborables. Tendrá una capacidad de 600 personas por tren y espera transportar más de 200.000 personas por día.

El proyecto de Ley N°21958, presentado el pasado 4 de mayo en la Asamblea Legislativa, tiene como objetivo la aprobación del empréstito  por un monto de hasta $550 millones para su financiamiento inicial, otorgado por el BCIE para cubrir el aporte que debe dar el Estado. El crédito es por un plazo de 25 años y no tiene comisión de compromiso, lo que significa que al Gobierno de Costa Rica no se le generarán costos por tener los recursos aprobados pero sin uso.

Los $550 millones se van a destinar al desarrollo de la infraestructura requerida y se empezará a pagar 5 años después de iniciada la operación del tren.  El Tren Eléctrico de Pasajeros tendrá una inversión total de $1.550 millones, donde habrá una contraparte por $1.000 millones de inversión extranjera al tratarse de una obra por concesión.