Con la ayuda de Estados Unidos, el Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) del Ministerio de Seguridad cuenta con una nueva aeronave para facilitar operaciones policiales y antidrogas, así como un nuevo hangar para la flota aérea que participa en operaciones policiales y humanitarias.

La Embajadora de Estados Unidos, señora Sharon Day, y el Ministro de Seguridad Pública, señor Michael Soto, inauguraron la aeronave y el hangar durante una ceremonia realizada este lunes en la sede del SVA en la provincia de Alajuela.

El avión utilitario Cessna Grand Caravan apoyará la operatividad que desarrolla el SVA para fortalecer la seguridad. La capacidad de despegue y aterrizaje corto permitirá que se realicen operaciones policiales y de ayuda humanitaria en los lugares más remotos del territorio costarricense. La adición de esta aeronave aumentará sustancialmente las capacidades de transporte aéreo de Costa Rica, incrementando la flota del SVA, cuyas aeronaves son capaces de apoyar operaciones de búsqueda y rescate, antidrogas, combate de pesca ilegal y ayuda humanitaria en el país.

El director del SVA, comandante Juan Luis Vargas, explicó que “iniciamos el proceso de compra de un paquete de aviación que es mantenimiento, repuestos, herramientas especiales, asesoría técnica, entrenamiento de pilotos y mecánicos, entre otros. Este proceso de hace tres años nos ha llevado a tener nuevos retos a SVA, ya que somos los responsables de proteger el espacio aéreo, realizar vuelos humanitarios y ambulancia, así como la lucha contra el crimen organizado y fortalecer la seguridad. Este avión es utilitario y sirve para esos fines”.

La aeronave Cessna Grand Caravan, valorada en 5.6 millones de dólares, fue comprada con fondos de Estados Unidos y Costa Rica. El valor total de la compra incluye la aeronave, repuestos, mantenimiento y capacitación. La ayuda brindada por Estados Unidos a Costa Rica en temas de seguridad se ha cuadruplicado durante los últimos tres años y llega a más de 40 millones de dólares anualmente, con financiamiento para iniciativas que incluyen programas marítimos y fronterizos, apoyo al sector judicial, seguridad ciudadana y cooperación aérea.

La Embajadora de Estados Unidos, señora Sharon Day, destacó la importancia de esta donación: “Estados Unidos está comprometido a trabajar hombro a hombro con Costa Rica para construir una región más estable, próspera y segura. La incorporación de esta aeronave y este hangar ayudará a Costa Rica a mejorar su apoyo a comunidades aisladas y su capacidad de patrullaje en el territorio, haciendo una diferencia en las vidas de los costarricenses”.

El Ministro de Seguridad Pública, señor Michael Soto, indicó que “agradezco a la señora embajadora, a todo el personal y a Estados Unidos, pues este fin de año estamos concluyendo proyectos de varios años que con su cooperación nos ayudan a materializar. Este equipo va a contribuir al transporte médico y de pacientes, también nos va a servir para vigilancia y seguridad, pues no compramos un avión comparamos un paquete de aviación, capacitación y mantenimiento que nos permite tener el equipo en las mejores condiciones posibles para servir al país”.

Características generales

Tripulación: Uno o dos
Capacidad: 12 a 14 ocupantes
Longitud: 12.7 metros
Extensión de alas: 15.9 metros
Altura: 4.7 metros
Peso (vacío): 2.409 kilos
Peso máximo de aterrizaje: 3.536 kilos
Velocidad crucero: 343 kilómetros por hora

Aeronaves del SVA con nueva casa tras donación de INL

La Embajada de Estados Unidos también donó, por medio de la Oficina para Asuntos Antinarcóticos, Seguridad Ciudadana y Justicia (INL, por sus siglas en inglés) y como parte del programa de capacitación aérea; un hangar de mantenimiento para el SVA. El hangar apoyará los cuatro helicópteros que buscan mejorar la capacidad operacional de Costa Rica para esfuerzos antidrogas, operaciones policiales y ayuda humanitaria.

La estructura de 3.084 metros cuadrados está valorada en más de 508 mil dólares y en ella se pueden tener hasta ocho aeronaves. Este hangar posee iluminación y ventilación especial, y un espacio cerrado para almacenar repuestos y herramientas. Todo lo cual viene a favorecer la labor que desarrollan los hombres y mujeres del aire del SVA a favor de la seguridad del país, ya que al contar con este hangar se facilita la labor de mecánicos, pilotos y policías del Servicio de Vigilancia Aérea.

Avión utilitario servirá para las diversas funciones del SVA

Igualmente, con el nuevo avión, mismo que cuenta con la matrícula MSP-024, se fortalecen las diversas funciones que desempeña el SVA, ya que este avión posee características que lo hace convertirse en una herramienta vital para esta dirección policial y el servicio que ofrece Vigilancia Aérea a Costa Rica. A esto se suma que se cuenta con los repuestos y capacitación del personal, entre otros.

Este avión es la primera aeronave policial debidamente equipada para el traslado aeromédico y cuenta con dos camillas, a la vez que está totalmente equipada, pues posee oxígeno, sistemas eléctricos y otros.

El MSP-024 está diseñado para efectuar vuelos ambulancia, igualmente puede convertirse en una aeronave para trasladar toneladas de carga, para movilizar a equipos de policías de un sitio a otro, aumentando así la capacidad de respuesta que se brinda en material de seguridad, ya sea ante una emergencia, desastre natural y ayuda humanitaria, entre otros.