[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 08 junio 2020.- Todo el amor y respeto por la vida silvestre se desbordó la mañana de este domingo en playa Flamingo, cantón de Santa Cruz, Guanacaste, para intentar salvarles la vida a un delfín madre y su cría.

Ambos animalitos salieron de su hogar en el Océano Pacífico, afectados por algún tipo de padecimiento, posiblemente en busca de ayuda. La madre delfín y su bebé no podían haber llegado a un mejor lugar para ser auxiliados, pues en el sitio abundaron las personas dispuestas a rescatarlos.

De acuerdo con lo reportado por la Estación del Servicio Nacional de Guardacostas de Flamingo, durante el rescate participaron varios voluntarios y entidades.

La Unidad Ambiental del Guardacostas de Flamingo participó con Diego Alpízar, Bernal Angulo, Jesús Quesada y Meylin Castro.

De igual modo se hizo presente personal del SINAC destacado en el Parque Marino Las Baulas, el Senasa y la Fundación Keto.

También el Cuerpo de Bomberos de Huacas se hizo participó en el rescate con varios de sus miembros.

Al equipo de especialistas integrado por la bióloga del Guardacostas Meylin Castro se sumaron los biólogos Víctor Ruiz y Elia Machado, dos importantes voluntarios que apoyan al Guardacostas en sus gestiones para conservar la vida silvestre en Guanacaste.

De igual manera colaboraron Gabriela Hernández, veterinaria que labora en SENASA y Fundación Queto, y quien es una especialista en cetáceos, a la cual contactaron en Heredia.

También contactaron a la Dra. Karla Carvajal, una veterinaria privada que de manera incondicional apoya a la Unidad Ambiental con todas las emergencias registradas con especies silvestres.

La Dra. Karla Carvajal examinó a la madre y su cría, pero ya no había nada que se pudiera hacer para salvarles la vida a estos dos delfines rayados. Ella tomó muestras de sangre para el respectivo análisis.

Los cuerpos de los delfines serán trasladados a la sede del SENASA en Heredia para realizarles una necropsia. La cría murió como a las 9 de la mañana, mientras que su madre lo hizo después, cerca de una después.

Tan triste desenlace llenó de gran consternación a todo este valiente equipo de hombres y mujeres amantes de la vida silvestre.

Estos héroes y heroínas de la conservación ambiental y defensores de la vida animal hoy, así como lo hacen a diario, hicieron su mejor esfuerzo por salvar la vida de una madre delfín y su bebé.

Aunque no lo lograron, pues ya no estaba en sus manos alcanzarlo, posiblemente habrá muchas otras oportunidades en las que sí estará a su alcance salvar muchas otras vidas.