(Cine 54) – La ceremonia de los Oscar quiso hacer algunas cosas diferentes este año, y una de ellas fue agradecernos al público por gastarnos nuestro dinero yendo al cine.

Así es. La Academia sabe que las cosas están difíciles y que la venta de entradas sigue cayendo año tras año, y por ello, el presentador Jimmy Kimmel se rodeó de algunas estrellas para cambiar de teatro, caminando unos metros del Kodak al Teatro Chino y sorprender a los espectadores que estaban a punto de ver A wrinkle in time.

Gal Gadot, Lupita Nyong’o, Armie Hammer, Margot Robbie y Guillermo del Toro, entre otros, aparecieron por sorpresa con dulces y hot dogs en forma de agradecimiento.

Y hubo súper selfie incluido…

¿A quién no le hubiera gustado estar ahí?

Anuncios

Deja un comentario