[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 24 agosto 2020.- “Porque quiero a mi familia” este es el nombre del plan de trabajo que empiezan a ejecutar y darle forma los funcionarios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y que busca proteger a las personas de alto riesgo en la zona norte.

Doña María del Carmen Alvarado es vecina de Los Chiles de Alajuela, tiene 73 años y sufre diabetes e hipertensión arterial. La enfermedad que padece es tan agresiva que poco a poco le ha ido quitando la vista.

Doña María es una persona vulnerable del covid-19, no solo por ser adulta mayor sino también por sus padecimientos crónicos. Pensando en ella, y en todas las personas que tienen factores de riesgo, es que un equipo técnico de epidemiólogos de la Gerencia Médica de la Caja en conjunto con el equipo técnico multidisciplinario de la Red de prestación de servicios de salud de la región Huetar Norte, han venido desarrollando una estrategia que tenga impacto sobre los determinantes de la Salud más relevantes para contrarrestar al COVID-19.

La temática para poner en marcha la estrategia se centra en identificar a cada familia que tenga personas hipertensas, diabéticas, obesas, cardiópatas, adultas mayores y enfermedades respiratorias crónicas para ofrecerles abordaje personalizado por un equipo interdisciplinario.

Para el doctor Melvin Anchía Villalobos, especialista en epidemiología en la región Huetar Norte, la táctica se fortalece con la red de apoyo familiar y se establecen planes de trabajo a partir de la prevención y la intervención de las familias por eso el plan se ejecutará prioritariamente en población vulnerable.

“Este nuevo escenario epidemiológico consiste en proteger de forma intensificada la población que por su factor de vulnerabilidad tiene mayor riesgo de sufrir complicaciones e incluso morir por covid-19. Prevenir la trasmisión por SARS-CoV-2 en la población es básico, pero evitar que se infecte la población vulnerable es esencial. Hemos trabajado muchísimo por aplanar la curva exponencial para no colapsar los servicios de hospitalización, ahora trataremos de evitar hospitalización y muertes desde el Primer Nivel de atención” explicó el doctor Anchía.

El trabajo que se desarrollará no sólo le compete a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), sino que involucra las instituciones desde sus competencias, a las organizaciones sociales y al mismo núcleo familiar.

“Es el momento de conocer qué deben hacer las personas en los hogares para evitar la hospitalización o muerte de un ser querido que tenga factores de riesgo. Esta gestión domiciliar es lo que va a marcar la diferencia en la curva de letalidad y por eso se habla de proteger a los pacientes crónicos de las personas positivas por covid-19, ya sea reubicándolos donde un familiar, una amistad o incluso en un albergue.

Para el doctor Gustavo Zeledón Donzo, director regional de la Huetar Norte, el modelo piloto podría llegar a ser nacional, pero de momento se va a implementar en el distrito de Aguas Zarcas del cantón de San Carlos y en Los Chiles.

“Estamos muy motivados con esta propuesta de trabajo. En la parte médica se promoverá que las personas con enfermedades crónicas estén bien compensadas, que tengan los medicamentos y se los estén tomando al pie de la letra. Por otro lado, los profesionales en trabajo social analizarán la situación social y el respectivo plan de contingencia, así mismo se tendrá la participación de diferentes profesionales que fortalecerán las acciones preventivas que beneficia al paciente y su familia” enfatizó el doctor Zeledón.

La doctora Guiselle Guzmán Saborío, jefa del Área de Salud Colectiva, explicó que desde la Gerencia Médica de la CCSS están priorizando esfuerzos en el desarrollo de esta estrategia que viene acompañada de un proyecto que lidera el Dr. Mario Ruiz, Gerente Medico, de fortalecimiento del primer nivel de atención que es cubierto por las Áreas de Salud de todo el país.

“Estamos enfocados en proteger a nuestra población adulta mayor que representa el grupo  de mayor vulnerabilidad con una probabilidad de 5 veces más riesgo de mortalidad que el resto de la población. Además, queremos incidir en las poblaciones que padecen enfermedades crónicas, de las cuales conocemos que 5 de cada 10 personas mayores de 18 años padece de alguna enfermedad crónica. De esta manera, la región Huetar Norte será la pionera en desarrollar un plan piloto de esta categoría” mencionó la doctora Guzmán.