Combinación de obesidad, sedentarismo y tabaco puede terminar en muerte súbita cardíaca


La Fortuna, 07 noviembre 2019.- Más de 80 costarricenses murieron en los dos últimos años a causa de muerte súbita cardíaca. Se trata de un mal que ataca con mayor frecuencia a la población y que no presenta síntomas inclusive, hasta una hora antes de sufrirlo.

El Dr. Federico Malavassi Corrales, médico cardiólogo y electrofisiólogo, indicó que dicha cifra de muertes producto de este mal, puede ser mayor y que el 80% de los casos tiene como origen una enfermedad arterial coronaria (arterosclerosis).

“La primera causa por la que el paciente sufre de una enfermedad arterial coronaria, es definitivamente el padecimiento de la arterioesclerosis. Este fenómeno patológico se da cuando las arterias coronarias encargadas de dar el suministro de sangre al corazón se endurecen, sin embargo, también la puede causar una malformación cardíaca, donde las arterias tienen una anatomía anormal”, explicó el Dr. Malavassi Corrales.

El experto mencionó que la genética, hipertensión arterial, diabetes y trastornos de los ácidos grasos (dislipidemia), son factores de riesgo para la aparición de la arterioesclerosis, convirtiéndose en desencadenantes de la muerte súbita cardíaca, sin embargo, externó la preocupación por otros factores que se pueden controlar tales como el sobrepeso, sedentarismo y tabaquismo.

Inclusive advirtió que estudios indican que una persona obesa, que no mantenga hábitos saludables, sedentaria y que fume, tiene hasta 6.4 veces más probabilidades de sufrir una muerte súbita cardíaca, respecto a alguien que no registre esos factores de riesgo.

La muerte súbita cardíaca es un mal que ataca a cualquier edad, hasta se han presentado casos en menores de 15 años. En el grupo de pacientes mayores de 35 años, ocurre más en hombres que en mujeres en una proporción de 60%- 40% y su principal causa son las enfermedades coronarias; en personas menores de 35 años, la relación de casos entre hombres y mujeres es más pareja y la principal causa es la genética (canalopatías, arritmias, cardiopatías congénitas y secuelas de cirugías cardiacas).

El Dr. Malavassi Corrales, señaló que, ante tal panorama, hay una señal positiva; la enfermedad arterial coronaria, principal desencadenante de la muerte súbita cardíaca, es ampliamente prevenible.

“Es claro que un paciente no va poder eliminar factores de riesgo como la diabetes, hipertensión arterial, por ejemplo, no obstante, si implementa hábitos de vida saludable para combatir el sobrepeso, el sedentarismo, así como evitar el tabaquismo y contar con buena alimentación, estaría haciéndole un gran favor a su salud”, manifestó el médico especialista en cardiología.

Precisamente este y otros temas se desarrollan hoy en la 81° Edición del Congreso Médico Nacional que se lleva a cabo en La Fortuna de San Carlos.

También se destacan otros temas como:

  • Fractura de cadera en el adulto mayor: desde la sala de urgencias hasta la rehabilitación.
  • ¿Del deterioro cognitivo a la demencia, enfermedad del Siglo XXI?
  • Evaluación del paciente cardiópata que se va a ejercitar
  • Pérdidas súbitas de visión
  • Diabesidad: Un enfoque preventivo desde el consultorio.
Anuncios

Deja un comentario