San José.- El uso de los sitios web y aplicaciones móviles de los bancos públicos y privados, afiliados a la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), experimentó un fuerte crecimiento en el último año, asociado a las medidas aplicadas para enfrentar la pandemia del COVID-19.

Según información recopilada por la ABC, para el 2020, prácticamente el 100% de las entidades bancarias contaban con aplicaciones móviles, mientras que en el 2019 eran el 89%. El número de descargas aumentó en un 232%, pasó de 1.7 millones en 2019 a 5.5 millones en 2020.

“El año pasado los bancos realizaron importantes esfuerzos para que sus clientes hicieran la mayor cantidad de trámites sin tener que salir de casa. Las medidas adoptadas durante la pandemia, como el cierre de comercios y el teletrabajo, sin duda aceleraron la transición hacia el uso de las plataformas digitales y eso también demandó trabajo adicional para las entidades bancarias, que debieron reforzar sus sitios web y aplicaciones, acorde a las necesidades del cliente”, manifestó María Isabel Cortés, Directora Ejecutiva de la ABC.

El número promedio de trámites que se pueden realizar desde las aplicaciones móviles tuvo un alza del 23%, pasando de 28 trámites en el 2019 a 35 en el 2020. Las gestiones realizadas con más frecuencia desde estas aplicaciones fueron la transferencia de fondos y el pago de servicios, seguidos por la consulta de saldos y movimientos, la utilización de SINPE Móvil y pago de tarjetas. También se mencionó el bloqueo de tarjetas, las recargas celulares y la solicitud de seguros.

Según información del Banco Central de Costa Rica (BCCR), SINPE Móvil reportó el año pasado 55 millones de transacciones, un crecimiento de 787% comparado con 2019 y movilizó un billón de colones, todo esto mediante las plataformas digitales de los bancos.

El 33% de esas transferencias (18,1 millones) se realizó entre cuentas de clientes que pertenecen a la misma entidad financiera (intrabancarias), mientras el restante 67% (36,9 millones) se hizo entre cuentas de distintas entidades financieras (interbancarias).

Visitas a sitios web también crecieron

Las visitas a los sitios web de las entidades bancarias reportaron un incremento del 42% al pasar de 190.4 millones en 2019 a 269.8 millones en 2020.

El año pasado se podían realizar en promedio 97 trámites de manera digital, mientras que en 2019 el promedio era 77, representando un aumento del 26%. Para la entidad individual que más trámites tiene disponibles para sus clientes, del 2019 al 2020 pasó de 131 a 147.

Los trámites realizados con mayor frecuencia en los sitios web son: el pago de servicios y las transferencias; seguido por la consulta de saldos y movimientos, pago de tarjetas, apertura de cuentas, solicitud de crédito y tarjetas, así como servicio al cliente.

Quienes más utilizan las plataformas digitales bancarias son las personas entre los 18 a 45 años que pertenecen a la Población Económicamente Activa (PEA), además quienes poseen más de un producto del banco, respecto a los que solo tienen uno. Por otro lado, las empresas y corporaciones de todos los tamaños.

La seguridad es clave

Junto al incremento en el uso de las plataformas digitales, un 78% de los bancos realizó inversiones adicionales en sus sistemas de seguridad, pero siempre es fundamental que el cliente tome precauciones, que sea muy cuidadoso con su información personal y financiera

Algunas de las recomendaciones básicas son:

  • Asegurarse de digitar siempre la dirección correcta URL del sitio web, no hacer clic en hipervínculos de ningún tipo que redireccionen a sitios de banca en línea.
  • No ingresar el usuario y contraseña en ningún sitio al que haya accedido desde un hipervínculo o que le hayan dictado.
  • Verificar la autenticación del certificado digital del sitio web accesado.
  • Cambiar la contraseña de acceso de forma periódica (mínimo cada 2 meses).
  • No brindar datos confidenciales a ningún tercero tales como: claves de acceso, clave del cajero automático, códigos de seguridad o tokens.
  • Recordar que el banco nunca solicitará pines, claves, números completos o fotografías de tarjetas.
  • Mantener el software actualizado.
  • Utilizar adecuadamente las herramientas de seguridad que brinda el banco como segundos factores de autenticación.
  • Estar atentos a los diferentes y nuevos modos de fraude que los defraudadores utilizan.

“La pandemia aceleró la transformación digital y eso demanda un compromiso mayor y constante de las entidades bancarias, para ajustarse a las necesidades del cliente, en procura de ofrecer siempre servicios de calidad y que favorecer la bancarización de la población”, concluyó María Isabel Cortés, Directora Ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense.